Curación de fracturas de tibia

Curación de fracturas de tibia con magnetoterapia

Estudio doble ciego multicéntrico

El estudio incluyó un total de cuarenta y cinco fracturas de la tibia, todas y cada una con el tratamiento conservador y aplazado durante más de dieciseis y menos de treinta y dos semanas. Se trataba de un moderado o grave desplazamiento, deformación o bien aplastado, o bien la combinación de la lesión, con daño a la piel y tejidos blandos moderado o grave. El conjunto con tratamiento activo (veinte pacientes) fue sometido a una estimulación electromagnética. En el conjunto con placebo hubo veinticinco pacientes. El estudio duró doce semanas. Las imágenes de radiografía fueron evaluadas ciega y también independiemente por un radiólogo y traumatólogo.

El análisis estadístico mostró que los pacientes en el conjunto activo fueron equiparables en todos y cada uno de los factores salvo la edad. No obstante, la edad no influyó en el resultado ni efecto del tratamiento. La evaluación independiente del conjunto activo mostró conformidad radiológica en 5 fracturas. La conformidad hubo en el quinto año, mas ya no en el décimo. En el conjunto de control hubo conformidad solo en una fractura, en aquella en la que el avance en el tratamiento fue significativo. En el resto no se generaron cambios. Hubo una diferencia significativa entre los 2 grupos: Conforme la prueba precisa de Fischer, los resultados del conjunto con tratamiento activo fueron significativamente mejores (p=0,002).

En el conjunto activo, la evaluación ortopédica mostró conformidad en nueve fracturas y falta de conformidad en once. En el conjunto de control hubo conformidad en tres fracturas y falta de conformidad en veintidos fracturas. Los resultados asimismo fueron sensiblemente mejores en el conjunto con tratamiento activo (p=0,02).

Conclusión: El campo electromagnético pulsante influyó significativamente en la sanación de fracturas de la tibia en un largo plazo.

Curación de fracturas de tibia
Deja tu puntuación