Uso de la magnetoterapia para el dolor

Características

La magnetoterapia de baja frecuencia condiciona, merced a la inducción, la que se forma corriente en las fibras nerviosas, imposibilitando el paso de impulsos del dolor desde el sitio perjudicado mediante la médula espinal hasta los centros del cerebro y, como consecuencia de este proceso y de otros mecanismos (la capacitación elevada de endorfinas, opresión de la inflamación y del edema, miorelajación), se consigue atenuar el dolor. La elevada expulsión de endorfinas y la regulación del movimiento de iones cálcicos por medio de la membrana celular contribuye asimismo a la vasodilatación, a un efecto calmante y tranquilizador.

Tras la aplicación del campo imantado pulsado de baja frecuencia se probó una actividad elevada de la lactato deshidrogenasa en los músculos expuestos (condiciona la supresión del ácido láctico que provoca los receptores inquietos y causa dolor). Los aparatos Biomag® probaron efectos calmantes positivísimos en los síndromes dolorosos radiculares (de raíz) y seudoradiculares (ciáticas, presiones inquietas por motivos distintos).

Uso de la magnetoterapia

Es primordialmente por su efecto calmante por el que la magnetoterapia se usa en la mayor parte de personas. El empleo terapéutico es extenso, en una serie de enfermedades degenerantes del aparato locomotor, en estados postraumáticos y postoparativos.

Una sesión de 1 hora de bajas frecuencias calmantes, que se puede emplear conforme la necesidad repetidamente, se aplica donde el dolor agudo limita la movilidad otra terapia (por servirnos de un ejemplo ejercicios de corrección) impide la aplicación y en pacientes poli mórbidos cuando el programa calmante aplicado al comienzo de la terapia minimaliza la posibilidad de reacción de adaptación más fuerte. De este modo, tras el alivio del dolor agudo, es posible pasar a otro programa con frecuencias curativas y regenerativas. Para lograr el efecto calmante se requiere una aplicación más larga, con lo que todos y cada uno de los programas cuyo objetivo es calmar el dolor van a tener un tiempo de plicación más largo. Es posible aplicar aun múltiples horas seguidas.

Se aplica en estados dolorosos en los que se conoce la causa del dolor. No se aplica en dolores agudos de vientre o bien en dolores agudos en el caso de sospecha de infarto de miocardio, en tanto que se podrían eliminar los síntomas clínicos y complicar el diagnóstico a tiempo de una enfermedad aguda.

Modo de aplicación

De forma local en el sitio doloroso, frecuencias calmantes de dos-seis Hz, a diario cuando menos cuarenta y cinco-sesenta minutos. Más adelante son posibles asimismo las frecuencias espasmolíticas y miorelajantes de ocho-catorce Hz a lo largo de treinta-cuarenta y cinco min.

Póngase en contacto con nosotros y solicite más información

He leído y acepto la política de privacidad

Contact Us

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver cualquier duda que tengas